Cebollas rellenas

 

¿Un regalo para los sentidos? 🍴

No sé muy bien de donde son típicas las «Cebollas rellenas», aquí en Asturias hay varias localidades que las hacen cómo menú local en las fiestas, pero sean de donde sean os aseguro que son un manjar😋

Llevan tiempo de cocción, pero se preparan fácilmente y luego es solo dejar que se hagan (unas 8 horas, depende de la cebolla). También se puede acortar el tiempo, haciéndolas primero en la olla y acabando a fuego lento, pero perderían ese encanto.

Los rellenos pueden ser muchos, las podéis hacer con proteína animal o vegetal, según los gustos. Éstas están rellenas de pisto con bonito, pero si cambiáis el bonito por soja texturizada las hacéis vegetarianas y estarán igual de deliciosas, rellenas con cereales, con setas, carne…

Para su elaboración les cortamos la parte superior y ahuecamos con el ahuecador y reservamos la cebolla apartada para la salsa y los «sombreros» para cerrar las cebollas.

Hacemos un pisto con bonito y rellenamos las cebollas, tapamos con sus «sombreros» y las freímos en las sartén, para sellarlas un poco, sólo marcar.

En una cacerola grande calentamos aceite y freímos unos ajos, echamos los restos de cebolla, una hoja de laurel, salamos y pochamos hasta que tomen color, luego añadimos un vaso de vino blanco y dejamos evaporar el alcohol, colocamos las cebollas y cubrimos de agua. Y las dejamos cocer con mucho mimo😚

Cuando veamos que casi están, sacamos las cebollas a una fuente y pasamos por el pasapurés y el chino la salsa y lo volvemos a juntar en la cacerola al chup chup. Éste paso se podría omitir, pero así conseguimos que la salsa se quede fina.

Es una pena que no os pueda dar la prueba porque os aseguro que están de muerte. Si las hacéis asegúraos de tener una barra de pan cerca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *