Huevos «pasados por agua»

Cuando era pequeña vivía en casa de mi abuela paterna «Tita». Una de las cenas habituales en casa Tita eran los huevos «pasados por agua» según los llamaba ella.

25 años después soy yo la que se los da a mi hijo, y le encantan. La verdad es que había dejado de comerlos y desde que se los hago al peque creo que me teletransporto a la cocina de mi abuela. El otro día se lo decía a Tita:

-¿sabes que le doy de cenar a Dani muchos días de noche? «Huevos pasados por agua», que ricos. Le dije

– Todavía los hago yo a veces para cenar, cómo te gustaban. Mi abuela que aún vive sola con sus 86 añitos.

 

La verdad es que hoy en día hemos demonizado mucho al huevo, ya hablaremos en un post sólo sobre el huevo. Pero a modo de resumen ya hay varios mitos tirados por tierra:

  • Podemos comer 3 huevos al día o varios en días alternos.
  • Según los recientes estudios el colesterol que se puede analizar de un huevo en el laboratorio sólo tiene un pequeño efecto en nuestra sangre.
  • Tiene gran cantidad de lecitina, de Calcio, Fósforo, Vitamina A…
  • Dicen que después de la leche materna, el huevo tiene las mejores proteínas del planeta.
  • Si son ecológicos, mucho mejor. Todo lo anteriormente escrito aumenta según la procedencia del huevo.

 

Y la mejor forma de comerse un huevo, como me los hacía a mi Tita, con la clara hecha y la yema untuosa.

Estos están hechos en la Thermomix, la verdad es que salen perfectos. Es facilísimo

 

  1. Pon en el vaso 1/2 litro de agua, el cestillo con los huevos que quepan, y programa 11 minutos temperatura varoma, velocidad 1.

 

La thermomix te da opciones para que se hagan más o menos cocidos, es programar el tiempo de 10 a 15 minutos. Para mí 11 minutos es el tiempo justo para conseguir la untuosidad que me gusta.

Es limpio y fácil de hacer con la thermomix, mi peque suele hacerlos él, mientras yo hago otras cosas el se ocupa de hacer los huevos.

¿No tienes thermomix? No pasa nada, los ponemos dentro de un cazo con agua fría que cubra por completo los huevos,  echamos una pizca de sal para que la cáscara no se agriete y cuando empiece al agua a hervir contamos 3-4 minutos, no más porque se cocerían. Es importante durante el primer minuto remover el huevo para que la yema se quede en el centro. Sacamos el huevo y lo ponemos debajo del grifo con agua fría para pararle la cocción.

 

Acompáñalo de unas verduras al vapor salteadas y tendrás una cena perfecta para poder descansar cómo un lirón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *