Espárragos blancos con alioli de coco

Hablamos sobre….ESPÁRRAGOS BLANCOS

En mi zona no es muy fácil encontrar espárragos blancos, son más habituales los de color verde, así que no son muchas las veces que los puedo comer, una suerte haberlos encontrado.

La temporada suele ser en primavera, a finales de junio ya es difícil encontrarlos y os voy a contar cómo cocinarlos para que sea un ingrediente más en la cesta de la compra, ya veréis que no tienen nada que ver con los espárragos en conserva.

El espárrago tiene un 90 % de agua, es muy diurético, contiene fibra, está repleto de minerales y de vitaminas.(Los espárragos son una gran fuente de vitamina B6, calcio, zinc y magnesio.Este vegetal contiene además altos niveles de beta–caroteno, vitamina C, vitamina E, vitamina K, tiamina, riboflavina, rutina, niacina, ácido fólico, hierro, fosforo, cobre, potasio, selenio y manganeso.)

Según dice un refrán popular  «Quien espárragos come, al orinar lo recuerda», se debe a su alto contenido en un aminoácido que contiene azufre derivado de la metionina, que el cuerpo produce durante la descomposición de los espárragos, mientras los digerimos, unas personas lo sufren más que otras, pero no es un proceso perjudicial.

CÓMO COCER ESPÁRRAGOS

Os voy a explicar el paso a paso para que resulten exquisitos, y sea una de vuestras cenas favoritas, os aseguro que si probais, os engancharan.

 

  1. LAVAMOS
  2. PELAMOS
  3. COCEMOS
  4. COMEMOS

 

 

Más o menos estos son los pasos básicos que vamos a seguir. Los espárragos son vegetales que se cosechan bajo tierra, así que hay que limpiarlos con cuidado de no dañar los puntas, que son muy delicadas.

Con un pelador de verduras pelamos los espárragos porque la parte externa es muy fibrosa y no resulta muy atractiva al paladar, puedes usar esos pulgos para añadir a un caldo. Se recomienda empezar a pelarlos de arriba a abajo, luego cortamos un trozo de la base. Normalmente es el trozo que podemos cortar con la mano, tomamos el espárrago e intentamos corta la base, donde se rompa es el trozo que se deshecha (también para el caldo 😉 )

Por último, nos falta cocinarlos. Si los hacemos al vapor puede que las puntas se queden negras, queda muy feo y a la hora de presentar el plato puede que nos lo estropee.

Se pueden cocinar en agua o en leche con unas gotitas de limón, así los blanqueamos.

Lo más común es cocinarlos en forma vertical, así no se desmoronan ni se quedan «blandengues», se pondrían en un cestillo dentro de una olla con leche o agua que cubra el tallo y cuando empiece a hervir suavemente el líquido dejarlos cocer 10 minutos si son muy finos y 20 para los más gruesos. Si los hay de varios tipos es mejor hacer dos cocciones escogiendo su grosor. En los últimos 5 minutos de cocción añadiríamos líquido hirviendo para cubrir la yemas, al ser más delicadas necesitan menos tiempo de cocción.

Si no tenemos un cestillo para cocinarlos se puede atar un trapo fino alrededor de ellos, sin apretar mucho para que no se rompan.

 

Si se cuecen con agua se puede añadir sal y un chorrito de aceite.

Yo los hice en leche de coco, para que quedaran sabrosos y blanquitos. Luego con la leche de coco hice una «alioli de coco», así todo aprovechado.

Puse a hervir la leche de coco (dos latas) con la piel de un limón y unos granos de sal. Cuando empezó a hervir eché los espárragos unos 15 minutos porque no eran ni muy finos ni muy gruesos. Se pueden ir pinchando para comprobar que no están muy blandos.

Los espárragos acompañan muy bien con varias salsas, con vinagretas, al natural…

Comer los espárragos tibios es mejor que comerlos fríos, para mi gusto están mucho más sabrosos

 

ALIOLI DE COCO

La receta la hice en la Thermomix, es una variación de la lactonesa, una mayonesa sin huevo perfecta para el verano, pero en mi caso sin leche, ni lactosa.

Ingredientes:

  • 150 gr. de leche de coco
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 100 gr. de aceite de girasol o aceite de oliva suave
  • 200 gr. de aceite de coco líquido
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de vinagre o el zumo de medio limón

 

EN LA THERMOMIX

 

Preparación:

  1. Picamos los ajos a velocidad 5 durante 5 segundos. Bajamos los restos de las paredes
  2. Ponemos la leche en el vaso del Thermomix y programamos 30 segundos, 37º, velocidad 1.
  3. Ponemos el cubilete en la tapa y programamos 3 minutos, 37º, velocidad 5 y vamos echando el aceite poco a poco sobre la tapa.
  4. Añadimos el vinagre o el limón y mezclamos 5 segundos, velocidad 5.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Añadimos en el vaso de la batidora los dientes de ajo, la sal y la leche. Batimos para que se trituren los ajos. Luego con la batidora apoyada en el fondo el vaso vamos echando poco a poco el aceite para que se vaya emulsionando.

 

Yo mezclo los 2 tipos de aceites, normalmente el de oliva virgen extra de 1ª presión en frío ecológico con el aceite de coco desodorizado así es más fácil de hacer.

Le pongo aceite de coco porque luego al enfriar queda una pasta compacta, si lo queremos más líquido añadimos más aceite de oliva que de coco.

En la foto estaba recien hecho y aún no ha adquirido la consistencia, pero al rato ya estaba casi untable.

Recordar que es una salsa, no es para comer a cucharadas por muy bueno que esté, es una bomba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *