Zumo de papaya

Hablamos sobre….. LA PAPAYA

 

Una practica perdida en nuestra sociedad es levantarse e ingerir un líquido para ir quitando el ayuno nocturno. Des-ayunar en un principio era eso, no tomar un café con un bollo. El cuerpo elimina toxinas por la noche, alargar ese ayuno muchas veces es beneficioso para que el cuerpo se reconstruya y elegir alimentos que le ayuden a volver a funcionar soluciona mucho las cosas.

No hace falta que sea un zumo muy elaborado, simplemente con agua templada con unas gotas de limón sería suficiente, y al rato ingerir algo. En invierno suelo romper ese ayuno con infusiones, algo calentito, o una sopa de miso pero en verano me encantan los zumos, me refrescan y me aportan nutrientes.

La papaya es una fruta muy interesante:

  • Es una fruta tropical rica en azúcares, fibra y betacarotenos
  • Contiene papaína, una enzima que ayuda a digerir los alimentos.
  • Ayuda a cubrir las necesidades de vitamina C y a eliminar los radicales libres del cuerpo.

La papaína es una enzima que ayuda a digerir las comidas con excesos. Cuando tomamos alimentos ricos en grasas nuestro cuerpo necesita gastar mucha energía para digerirlos, pero la papaína es perfecta para ayudarnos con los problemas gastricos, los gases, las digestiones difíciles….

Al unir la papaya con el limón, el pomelo, el pepino.. conseguimos un zumo rico en agua y con propiedades muy antiinflamatorias y digestivas, ayudando a nuestro cuerpo a seguir con la desintoxicación nocturna.

Los zumos de fruta, al estar desprovistos de la fibra, no son muy recomendables porque nos provocan picos de glucemia, en otro post había hablado sobre el azúcar en los zumos de frutas (zumo naranja o pomelo) .Pero hay algunos trucos para que la absorción sea lenta, por ejemplo podemos añadirle semillas (de chía, de cáñamo…), también echarle germinados al zumo. En esta ocasión le añadí espirulina porque ralentiza la entrada de azúcar en sangre y hace que su absorción sea más lenta y aumente los efectos depurativos. Es una forma muy saludable de tomar zumos, el alga espirulina es la opción que más me gusta.

Para que el licuado vaya ràpido, por la noche dejo en la nevera las verduras y frutas troceadas, así por la mañana me levanto y lo preparo. Se podría dejar echo a la  noche, en la nevera, en un recipiente tapado para que el aire no alecere los procesos de oxidación y perdamos todos los nutrientes de los vegetales, no es lo más recomendable, pero antes beber un rico zumo que otro alimento más perjudicial.

ZUMO DE PAPAYA

  • 1 Papaya
  • 2-3 pepinos
  • 1 limón entero
  • 1 pomelo pelado
  • 1 trozo de jengibre
  • Un poco de espirulina
  • 1 trozo de raíz de cúrcuma (si se tiene, así duplicamos su potencial antiinflamatorio)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *