De Posada de Valdeón a Caín

Caín de Valdeón

Mi ruta empieza en Posada de Valdeón, un pueblo leonés en plenos Picos de Europa. COORDENADAS GPS: 43.151500, -4.918960 .

Allí encontramos un área para 20 autocaravanas con agua potable y recogida de aguas sucias, por un módico precio de 10 euros el día puedes aparcar allí e ir a hacer varias rutas cercanas.

área autocaravanas de Posada de Valdeón.

Mi siguiente parada iba a ser Caín, pero por el camino ( unos 9 kilómetros de distancia) hay diferentes parajes de obligada parada.

El Chorco de Lobos

A la caza del Lobo

Antiguamente se utilizaba este lugar para cazar lobos por los lugareños, la población de estos animales era muy extensa y existen documentos de antes del siglo XVII que hablan de este lugar.

trampa hacia la que iban los animales

Los campesinos batían el monte y en la empalizada en forma de embudo había lugareños sentados a cobijo haciendo que los lobos no dieran la vuelta y acabaran en un pozo circular de piedra. La última vez que se uso fue el pasado siglo, hacia 1964, cuando la población de estos cánidos mermó.

En esta misma zona encontamos la Fuente de Teja Oscura, dónde antiguamente había una oficina de turismo, hoy cerrada.

Seguimos carretera abajo, siempre al lado del río Cares, para ir rumbo a Caín.

Desde Caín de Valdeón se puede empezar a hacer la ruta del Cares, zona archiconocida y que suele estar muy masificada de gente, yo estuve a finales de septiembre y la verdad es que la afluencia de gente era escasa.

En un enclave bellísimo podemos comenzar la ruta del Cares, impresionantes desfiladeros que terminan de Poncebos de Asturias, con un recorrido de 12 kilómetros de distancia.

Fue la compañía Electra de Viesgo quién en 1944 comenzó a realizar esta senda para poder hacer las labores de mantenimiento porque la antigua trazada era casi imposible de transitar, usada por los lugareños de la zona pero sin opciones para los trabajadores. Fueron 6 años de arduo trabajo, para perforar 73 túneles en un paraje realmente duro.

Desfiladeros que van al margen del Río Cares, los Picos de Europa con más de 2000 metros de altitud, un paraje que te hace empequeñecer y a la vez te da una paz infinita, un buen rincon del mundo para dar un largo y terapéutico paseo.

Mi camino no me llevó hasta Poncebos, porque debía de volver a buscar mi auto. La gente suele hacer la ruta con 2 vehículos o en autobús, que les deja a un lado y les recoje en la otra vertiente, suele hacer la ruta de 12 kilómetros, pero la mía había empezado 9 antes y era hora de dar la vuelta ya que todavía tenía horas de luz, aunque dejar atrás esta Garganta Divina cuesta mucho.

Si no conoces la Ruta del Cares, es hora de plantearse hacerle una visita, solamente el paraje, los pueblos, la gente, seguro que no dejan indiferentes a nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *