Boniatos asados al horno

El boniato es un tubérculo parecido a la patata, pero no pertenece a la familia de las solanáceas, pertenecen a especies diferentes. La patata tiene un índice glucémico alto cuando se cocina, el valor del boniato es medio.

Lo que más nos aporta el boniato el vitamina A, excelente para nuestra vista, gracias al gran contenido de betacarotenos.

Si tienes que escoger entre patata y boniato, inclínate por el boniato que es más saludable y nos aporta más magnesio y tiene casi el doble de fibra que las patatas.

La forma de cocinarlos son infinitas, cómo es un tubérculo de sabor dulce y suave se utiliza en recetas tanto dulces como saladas, pero hoy vamos a hacer cerillas de boniato al horno especiadas, que son el acompañamiento perfecto para nuestro plato principal, o para poner como tapa.

 

Lo primero que hice fue encender el horno a 200º. Luego  pelamos  2 boniatos y los cortamos en cerillas. 

En un bol preparamos un aliño para regar nuestro boniato, yo puse:

  • AOVE
  • pimentón
  • orégano
  • sal
  • cúrcuma
  • pimienta
  • ajo en polvo
  • queso en polvo

 

Lo batimos bien y bañamos nuestro vegetal.

Lo mejor sería extenderlo en el horno sin que se tocaran, que hubiera espacio entre cada cacho, pero a mi me salieron más de la cuenta y lo puse todo junto, aunque luego es más difícil de trabajar con ellos para darles la vuelta en la bandeja.

 

Una vez en el horno lo vamos volteando cada poco para que no se queme, en unos 20 minutos está hecho, yo cada 5-7  minutos le doy la vuelta.

Su textura es muy suave y tiene un sabor dulzón muy rico.

Para acompañar esta receta hice un alioli de aguacate.

 

El alioli está hecho con

  • 2 aguacates
  • 2 dientes de ajo
  • ciruela umeboshi
  • zumo 1 limón
  • agua

 

La ciruela umeboshi es una fruta muy salada que se usa en la medicina tradicional china, a parte de otros beneficios lo que nos aporta es sal, por lo que se puede sustituir, pero a mí no me gusta consumir sal cruda, y es una por las cosas por lo que lo utilizo.

No lleva aceite y el agua lo que hace es aligerar la salsa, lo batimos todo junto sin el agua, y luego vamos añadiendo el agua poco a poco hasta conseguir la textura deseada, como si hiciéramos mayonesa.

En la nevera dura unos cuantos días y se puede utilizar como salsa de acompañamiento para muchos platos, o para aliño, a mi personalmente me encanta.

Os aseguro que es un vicio, están de muerte

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *